¿Cuál es la diferencia entre un niño/a inquieto y uno con hiperactividad?

Descubre la diferencia entre un niño/a inquieto y uno con hiperactividad. Conoce los síntomas, tratamientos y cómo ayudar a los niños con hiperactividad.
¿Cuál es la Diferencia Entre Niños Inquietos y Hiperactivos?

La inquietud y la hiperactividad son dos términos que a menudo se utilizan de forma intercambiable, pero en realidad hay algunas diferencias importantes entre ellos. La inquietud es un comportamiento común en los niños, y no necesariamente significa que el niño esté sufriendo de hiperactividad. Por otro lado, los niños con hiperactividad pueden mostrar signos de inquietud, pero también presentan otros síntomas.

Inquietud

La inquietud puede ser un comportamiento normal en los niños. Esto se debe a que los niños tienen mucha energía y curiosidad natural. Por lo tanto, es común que los niños se muevan mucho, hablen mucho, se distraigan fácilmente y se aburran con facilidad. Esta inquietud generalmente no interfiere con el rendimiento académico del niño ni con su capacidad para relacionarse con los demás.

Hiperactividad

Los niños con hiperactividad también pueden ser inquietos, pero también presentan otros síntomas. Estos incluyen problemas para concentrarse, dificultades para controlar los impulsos, problemas para sentarse quieto durante largos períodos de tiempo, problemas para escuchar instrucciones, dificultades para terminar las tareas, problemas para relacionarse con los demás, etc. Estos síntomas pueden interferir en el rendimiento académico del niño y en su capacidad para relacionarse con los demás.

Diagnóstico

Si un padre cree que su hijo tiene hiperactividad, es importante que busque ayuda profesional. Los profesionales de la salud mental pueden evaluar al niño para determinar si los síntomas son lo suficientemente graves como para ser diagnosticados con trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH). Si el niño recibe un diagnóstico de TDAH, el profesional de la salud mental puede recomendar tratamientos adecuados, como medicamentos o terapias.

En conclusión, la inquietud es un comportamiento común en los niños, mientras que la hiperactividad es un trastorno que puede presentar síntomas adicionales. Si un padre cree que su hijo tiene hiperactividad, es importante buscar ayuda profesional para obtener un diagnóstico preciso y tratamiento adecuado.

EducaInclusión
EducaInclusión

Somos expertos en Inclusión y Necesidades Educativas Especiales que compaginamos nuestra labor docente con los artículos de EducaInclusión 😉.